jueves, 10 de septiembre de 2015

REFRÁN

Lloró por narices y Dios se las concedió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario