jueves, 22 de octubre de 2015

IN MEMORIAM


          Quizás el título llame a engaño, pero no, no es  un obituario al uso. Aunque el fallecido  no sea  ilustre, para mí lo fue y ¡No! No está muerto, está muy vivo. Es maduro “físicamente”, de porte gallardo, con una inteligencia y competitividad llevada al extremo; tiene una buena posición económica y una posición social labrada con esfuerzo y tesón (entre otros méritos). “Todo un partidazo”, cómo dirían nuestras abuelas.

            Pero... siempre hay un pero. Entre tantos talentos se olvidó de desarrollar lo que ahora se ha dado en llamar “la inteligencia emocional”, de ella sufre unas carencias bestiales. Tiene reacciones infantiles ante cualquier tropiezo, bien de índole caprichosa o afectiva. Acostumbrado a hacer realidad en cada momento cualquier mínimo deseo, si ha de asumir una contrariedad se siente descubierto cómo un niño en una travesura y eso le lleva automáticamente a castigar al otro por ello, para justificar su desmesurado ego.

Ha llegado el momento de su obituario, por fin murió en mi corazón, me siento liberada de las invisibles pero férreas cadenas con las que me ataba.

            Ahora verdaderamente sé que será un infeliz, un inmaduro y un niño grande, con  un exceso de infantilismo afectivo marcado por la insatisfacción y siempre en busca de una madre en lugar de una compañera.

            Volcado en el trabajo, al llegar la noche se encuentra desfallecido, sin tiempo para detenerse un instante y mirar en su interior, sólo el tiempo justo de meterse en la cama y cerrar los ojos para abrirlos al día siguiente y continuar con la misma rutina.

            Buscando subterfugios que le ocupen el tiempo de ocio y aislarse del mundo, no es más que un pobre hombre lleno de miedos, que no se siente amado y que es incapaz de arriesgarse un poquito a ser feliz por un tiempo,  por muy breve que éste sea.

                                                                           DESCANSE EN PAZ
©  Todos los derechos reservados.


                                                                              
                                             imagen bajada de la red.

3 comentarios:

  1. bueno la verdad es duro pero muy bueno, y si tú has decidido terminar con esa etapa a él que le vayan dando como se suele decir vulgarmente se suele decir, tú a vivir y ser feliz que es lo importante. Y si la inteligencia emocional esa que las falta a mas de uno y una y que no si como tú bien dices por falta de madurez o porque sencillamente no tiene sensibilidad con el prójimo y tú y yo conocemos a unos cuantos muy cercanos a mí, ya sabes. un beso. tere

    ResponderEliminar
  2. chari fenomenal,de verdad increible,un saludo

    ResponderEliminar