viernes, 29 de abril de 2016

SEGOVIA, HISTÓRICA Y FANTÁSTICA


   Todos conocemos la entidad histórica de la ciudad segoviana pero os cuento que sus raíces fueron arévacas y celtiberias. Fue capital y residencia de los Trastámara, allí se proclamó reina de Castilla a Isabel La Católica. Aquí también como en Toledo convivieron cristianos, judíos y musulmanes.

   Su mayor esplendor lo tuvo en la época medieval  quedando edificios, iglesias de estilo barroco, pero lo que prevalece son las obras de ingeniería que dejaron los romanos destaca su acueducto que se conserva y sigue cumpliendo su función.

   Su alcázar destaca por su tejados de pizarra que en origen no eran así los mandó cambiar el rey  Felipe II.

   Cuenta una leyenda que estando el hijo del rey asomado a la ventana en brazos de su aya se cayó al vacío y después ella se  arrojó. Sin embargo otra nos dice que estaba el príncipe jugando a la pelota  en un patio se cayó al ir detrás de ella.

   En el Siglo XIII en la frontera entre Francia y el Sacro Imperio Germánico apareció un Cristo Yacente los soldados de ambos países  no se ponían de acuerdo sobre quién debía quedarse con la imagen; entonces llegaron a un acuerdo lo subirían a una mula y donde esta se parase allí se quedaría. La mula comenzó andar y los soldados la seguían, hasta que llegó a la puerta de la iglesia  románica de S. Justo y la mula se desplomó.  Se venera en esa iglesia y es conocido como el Cristo de los gascones. 

   En la rebelión de las Comunidades se disparaban desde la antigua catedral al alcázar y viceversa, al finalizar las piedras de la catedral se utilizaron para construir la torre que sirve de cárcel en ella estuvo prisionero don Álvaro de Luna, deja de serlo con Carlos III pasando a ser Academia de Artillería. Su patrona es Santa Bárbara con el mando de Capitán General.

   En la rebelión de las Comunidades se disparaban desde la antigua catedral al alcázar y viceversa, al finalizar las piedras de la catedral se utilizaron para construir la torre que sirve de cárcel.

   Un breve relato para que se interesen por su historia, si pueden la visiten y  disfruten de sus suculentos platos.

                                                    Bajada de la red.

                                                                                                                        

 

 

REFRÁN


Cada uno en su casa y Dios en la de todos.

jueves, 28 de abril de 2016

EL SUEÑO DE POLIFILO

     Es uno de los libros más curiosos y enigmáticos ocultan una rara hermosura, un anhelo de perfección, sabiduría y belleza bajo la influencia del amor desde el siglo XVI se ha visto con misterio y esoterismo.

Contiene una amalgama de conocimientos arqueológicos, arquitectónicos, litúrgicos, gemológicos y culinarios; que hasta hoy está envuelto en misterios.

A partir del siglo XVI aparece citado en la obra de Francois Rabelais, en pintura El enigma del cuadro, También Cervantes, Alejandro Dumas, Julio Verne algunos de ellos pertenecieron a la Sociedad de la Niebla.

 Este libro inspiró a pintores como Delacroix o Poussin. Basta con pasear por el Claustro de la Universidad de Salamanca, para ver en sus paredes grabados de este libro. Es más, hay zonas de los jardines de Aranjuez y de Versalles, que están sacados de las ilustraciones del “Sueño”.

Quizás éste sea un manual en clave donde se expresa una doctrina que se quería salvaguardar de las persecuciones. Una doctrina basada en  las corrientes neopaganas que practicaban en la
Academia de los Príncipes y en las sociedades secretas de la época. Quizás ese amor a Polia sea el simbolismo de un amor a esos conocimientos heréticos y secretos. En los útimos tiempos se ha creado en Valencia unos jardines basados en el libro El sueño de Polifilo cuyo autor es Francesco Colonna.



miércoles, 27 de abril de 2016

martes, 26 de abril de 2016

UNA PINTORA EN LA CORTE

      Como curiosidad os diré que el Museo del Prado sólo tiene expuestas tres pinturas realizadas por mujeres y en los tres casos son de la misma autora Sofonisba Anguissola.
   Es una triste evidencia y las dificultades que sufrieron las mujeres en aquel tiempo. En el renacimiento el aprendizaje exigía que los alumnos se trasladasen a vivir a casa de su maestro y en el caso de las mujeres resultaba poco apropiado.
   Las que se adentraban en el mundo de la pintura tenían prohibido estudiar anatomía y pintar desnudos, por lo que siempre estaban en desventaja con los hombres.Sin embargo Sofonisba destacó  en la pintura gracias a la ayuda de  su padre que pertenecía a la nobleza genovesa siendo amante del arte y la humanística quiso que sus hijos recibieran  la misma formación.
   Ella  acompañada de su hermana Elena las envió a estudiar con el maestro Bernardino Campi y cuando éste se trasladó de ciudad continuó sus estudios con el maestro Bernardino Gatti conocido como “el Sojaro”.
    A los veinte años destacaba sobre todo en los retratos y en 1554 se fue a Roma a continuar sus estudios allí conoció a Miguel Ángel Buonarrotti.
      Gracias a los contactos de su padre conoció a Miguel Ángel que la orientó, aconsejó y le enseñó durante dos años.
   En 1558 Sofonissba se trasladó a Milán donde el Duque de Alba le encargó un retrato, quedó tan satisfecho que la recomendó a Felipe  así fue como con veintisiete años era invitada por Isabel de Valois como dama de compañía y pintora de la corte.
   Desde ese momento realizó numerosos retratos de la familia real estuvo en la corte durante veinte años y trabajó en colaboración con Alonso Sánchez Coello cuya obra influyó en su estilo lo que contribuyó a errores en la atribución de varias de sus obras.
   Uno de los retratos más célebres de Felipe II fue atribuido erróneamente a Coello en fechas recientes y también fueron adjudicadas otras de sus obras a Tiziano, Zurbarán e incluso El Greco por su altísima calidad y el hecho que no firmara sus obras realizadas en la corte.
  Tras la muerte de Isabel de Valois contrajo matrimonio con Fabrizio de Moncada, hermano del virrey de Sicilia por lo que se trasladó allí. Cuando enviudó se volvió a casar con un noble genovés.
  Sofonisba murió en Palermo a los noventa y tres años no sin antes ser retratada por Anton Van Dyc y recibir sus consejos.
 
 
 

jueves, 21 de abril de 2016

REFRÁN


No hay peor sordo que el que no quiere oírEnviar fraseTuitear fraseCompartir frase en FacebookEnviar fraseTuitear fraseCompartir frase en Facebook.Enviar fraseTuitear fraseCompartir frase en FacebookEnviar fraseTuitear fraseCompartir frase en Facebook

martes, 19 de abril de 2016

LEYENDA DE SAN ATILANO


     En mi último viaje a Zamora dí un largo paseo por la ribera del Duero escrutando cada árbol, cada piedra, deseaba oír sus historias y leyendas. Así fue como vi unas enormes piedras que sobresalían del agua en su margen izquierda.

   Entonces un hombre al verme con la cámara disparar una y otra vez me dijo: ¿sabe la leyenda? Ante mi negativa, él solícito comenzó a decir: Siendo Atilano obispo de Zamora cometió graves pecados y arrepentido decidió ir a Roma a confesar.

   Al llegar al puente de piedra arrojó su anillo al río mientras decía “cuando este anillo vuelva a mi dedo y este puente esté lo de arriba para abajo, mis pecados me serán perdonados”.

    A su regreso de Roma llegó muy tarde a una posada y pidió algo de cenar, la posadera respondió que solo tenía unos peces sin limpiar y  un poco de pan.

    Se levantó del banco y siguió a la posadera a la cocina para ayudarla a limpiar los peces; al meter el pulgar en la tripa del primero notó que en el dedo se había introducido algo, al sacarlo vio con asombro que era su anillo en ese instante un gran ruido atronó la ciudad.

   Salieron a comprobar el origen de semejante estruendo y el viejo puente de piedra se había caído. Las campanas de todas las iglesias y conventos de Zamora repicaron al unísono.

     El obispo entonces pensó que Dios le perdonaba y a partir de entonces consagró su vida a cuidar de los más necesitados.

El puente lleva su nombre aunque solo queden unas piedras para recordarlo.

  

REFRÁN


Donde menos se piensa, salta la liebre.

sábado, 2 de abril de 2016

ZENOBIA, LA REINA DE PALMIRA


Palmira era una provincia romana desde el siglo I d.C. aunque sus orígenes nabateos se remontan hasta el siglo IV a.C. Durante dos siglos aproximadamente, el reino de Palmira permaneció fiel al imperio Romano, por lo que se benefició de su situación estratégica como paso de las principales rutas comerciales entre Roma y Persia.

  Zenobia fue la segunda mujer del príncipe Odenato de Palmira con quién tuvo un hijo y éste ya tenía un hijo de su matrimonio anterior que  luego fueron asesinados.

    En ese momento ella logró deponer al pretendiente y reclamó la corona del reino para su hijo. Gobernó Egipto hasta el año 272, cuando fue derrotada y enviada como rehén a Roma por el emperador Aureliano.

El reinado de Zenobia fue muy corto, del 267 al 272, pero consiguió dar un esplendor como nunca antes se había visto en la ciudad siria. La reina inició una serie de trabajos para fortificar y embellecer la ciudad de la cual hoy día aún se pueden contemplar sus imponentes ruinas. Grandes columnas y colosales estatuas, templos, monumentos y jardines lo completaron.

   Zenobia no se conformó con embellecer su ciudad sino que también emprendió una importante campaña expansiva de su pequeño imperio.  No dudó en aprovechar aquella débil coyuntura del imperio al que sus predecesores sirvieron. Así, en el año 269 las tropas de Palmira consiguieron dominar un vasto territorio comprendido entre Asia Menor y Egipto.

  Sintió siempre una gran admiración por la reina egipcia Cleopatra. No sólo imitó su estilo estético y llegó incluso a usar parte del ajuar perteneciente a Cleopatra..
El año 270 el emperador Aureliano tomaba las riendas del Imperio Romano estabilizó la frontera del Danubio y puso orden en las distintas zonas de conflicto. La última reina de Palmira fue finalmente derrotada en Emesa.    Aunque consiguió huir, ella y su hijo fueron capturados en el río Eufrates cuando intentaban llegar al reino persa en busca de asilo.

El esplendor de Palmira duró escasos cinco años. Mientras la ciudad de Palmira era destruida por orden de Aureliano, su reina era trasladada a Roma prisionera se dice que el emperador quedó tan impresionado por Zenobia que la liberó, otorgándole una villa en Tibur  donde se convirtió en una dama destacada de la alta sociedad, viviendo como una matrona romana más.
 


                                                 Bajada de la red.


REFRÁN


La cabra siempre tira al monte.

viernes, 1 de abril de 2016

ALMAZÁN (Soria)


    Dominada por los árabes durante mucho tiempo con intervalos cristianos, no fue hasta el siglo XII, cuando Alfonso I el Batallador repuebla la ciudad llamándola Plasencia, nombre que no prosperó. Tras su muerte pasa definitivamente a manos castellanas. Sancho III de Castilla funda en ella la orden de Caballería de Calatrava. A principios del siglo XIV, tras algunas luchas por su dominio perteneció a la corona de Aragón y más tarde fue devuelta a la corona de Castilla, donde se firmaron la paz entre  el reino de Castilla y Aragón.
  Almazán fue un marquesado entroncado con el linaje de Hurtado deMendoza. Los Reyes Católicos visitaron varias veces la ciudad.
 En la villa murió Tirso de Molina en el convento de la Merced  se cree que sus restos siguen en el cementerio conventual.
  Durante la guerra de la Indepencia fue incendiada por un general francés por la gran resistencia de sus gentes. A la caída del Régimen Francés  se constituye en municipio dentro de la región de Castilla la Vieja, hoy Comunidad de Castilla y León.
   En su patrimonio destaca la iglesia de San Miguel (románico), la de Sta. María de Calatañazor, San Pedro, la de San Vicente hoy convertida en aula de cultura. La capilla del Cristo y la Ermita de Jesús Nazareno. Los conventos de las Clarisas y de la Merced.
   Sus fiestas patronales y los mercados que por aquel entonces se celebraban en la Plaza Mayor, los paseos por el puente sobre el Duero hasta la Alameda. Son unos bellos parajes para visitarlos al igual que los pueblos de la comarca y su cercanía con la capital de Soria..