domingo, 12 de febrero de 2017

GRITOS -2

Y  sí, no disimularé mi locura…No volveré a mentir a nadie y sobre todo a mí mismo. Soy un ser imperfecto con limitaciones, con  temores, pero a la vez mi grandeza y mi poder van más allá de todo lo que me impide ser quién soy libremente.

Si mi libertad es un síntoma de locura, lo acepto, lo asumo, lo grito: ¡estoy loco!

Loco y libre, para equivocarme, para aprender, para abrirme al mundo y mostrar mis debilidades sin temor, a no hacerlo bien o a ser juzgado. La libertad me mostrará el camino hacia la luz de la conciencia.

                                                                                                  Cristina Gil R.

 La conciencia recuerda que siempre es el hilo conductor en un cambio de planes en nuestra vida.

Que se ratifica en que mantendrá sus ideas ante la irrupción de tanta amenaza estúpida.

La conciencia que sigue en su particular lucha por escoger relaciones que realmente nos interesen o apasionen.

Que hace énfasis en lo significativo y aumenta el diálogo, y permite flexibilizar el orden de las cosas que acompasan cada momento.

La conciencia que se enamora del buen vicio y de la buena compañía, que acredita el momento de la gran duda y multiplica los efectos del proceso reflexivo.

La conciencia no tiene la fórmula de la eterna felicidad y se arropa bajo la bandera de la supervivencia.

La conciencia, ésta tía es una revolución total.
                                                                                                   Miguel Cancio

 Y sí, efectivamente no disimularé mi locura….Acéptame como soy. Tú, loco amante soñador.

¡Mujer! No me pidas sensatez o cordura, o me matarás de pena y dolor…

                                                                                                         Ana Daza

También estoy loca, loca de amor por ti, pero sé que tú buscas otra cosa que no hallas en mí.

Cada vez que te miro siento como se me desgarra el corazón, al no poder besar esos labios provocadores.

¡Aléjate de mí! Regresa a tus orígenes y así nuestras locuras quizás encuentren la cordura que nos ayude a sobre vivir.
                                                                                                                  Toñi Redondo

A pesar de todo el dolor sufrido en el pasado, a pesar de que siempre me he aferradado a él, cerrando mis ojos hacia lo nuevo, por temor a lo desconocido, a no tener el control...


Elijo no vivir más en un tiempo que ya no existe, entregando una ilusión muerta a unos seres que ya no son los de ayer, ni ellos, ni yo...


Estoy cansado de huir, de no enfrentarme al futuro, a los días inciertos...
Quiero tomar de la mano a la incertidumbre y dejarme llevar hacia donde mis pasos me impulsen. Mi libertad me guiará hacia lo desconocido".
                                                                                     Cristina Gil R

No hay comentarios:

Publicar un comentario