miércoles, 26 de abril de 2017

LA GENTE...¡QUÉ GENTE!

En nuestra sociedad actual nos comportamos como nuestros padres y si me apuráis como nuestros abuelos. Hace falta cumplir años, bastantes, para que muchas cosas resbalen o directamente no las hagamos caso, haciendo oídos sordos a tanta falacia y superchería.

Aquello repetido una y mil veces eso “del que dirán”, cuando en todos los ámbitos sociales se practica con fruición desmedida el “cotilleo” no importa la preparación intelectual, en cuanto hablas un par de veces intentan sonsacarte tu privacidad.

Eso en lo mejor de los casos, porque no es el primer caso ni será el último que te inquieran a bocajarro, eso sí descoloca un poco, tampoco demasiado a decir verdad que la experiencia ayuda bastante.

Cuando y porqué la gente, bastante gente se interesa demasiado en la vida de los otros, será que la suya debe ser bastante aburrida o con muchas cosas que esconder.

Deben de pensar si me informo de otras personas, seguro que están peor que yo. Así tener tema de conversación entre sus allegados  importantes del cotilleo.

Socializamos con ellos con meros formalismos de educación, hablar del tiempo o de la moda que viene en la nueva temporada.

Ante tanta decepción nos cansamos de tener siempre la guardia subida para nuestra defensa y necesitamos llevar la vida un poco relajada para disfrutar de las cosas sencillas.

Sin embargo seleccionamos mucho a  las personas que verdaderamente nos aportan opiniones que nos ayuden a crecer, madurar y disfrutar de momentos agradables a lo largo del tiempo.

Y quizás con el trato continúo lleguen a convertirse en amistades duraderas que tanto escasean.

©  Todos los derechos reservados.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario