jueves, 1 de junio de 2017

MARIPOSAS EN GRIS

Se desliza lentamente el telón dando paso al escenario cubierto de una espesa niebla mientras suena una música barroca, una luz azul intensa nos ilumina desde el fondo.

Cambian los sonidos de los instrumentos por unas voces que recuerdan a la prehistoria.

La niebla se disipa por ambos lados, los bailarines empujan unas jaulas donde unas danzantes aparecen prisioneras, mientras el resto corren desesperados huyendo en busca de la libertad.

Una libertad compartida con el otro, con amor y dulzura, pasa el tiempo y se corrompe por el afán de dominar, del poder ejercido con soberbia.

Se destruye y de nuevo en soledad para buscar nuestro perdido yo. Vuelven a correr  con desesperación, se enzarzan en luchas grupales hasta morir. La música suena lenta y delicada, resucitan en un mundo diferente los besos suben al primer plano, es un tiempo de paz.

Una nueva era prospera llena de libertad, el amor crece, se desarrolla, sus rostros iluminados por sonrisas conviven en armonía.

Un fuerte estruendo musical anuncia otro cambio en la sociedad, regresan los enfrentamientos, las luchas de poder desde las parejas, al grupo y las mariposas se esconden mientras sus alas pierden su color.

Las jaulas aparecen con sus prisioneras, los hombres las zarandean. Exigen su dominio, su poder y su sometimiento.

La banda sonora se oye estridente las mariposas grises luchan por liberarse de su prisión.

De nuevo enfrentados por la libertad individual, por demostrar lo inteligente de su pensamiento y su valía en la sociedad.

La música se suaviza y el grupo comprende que con la colaboración de todos, es la única forma de avanzar, de progresar, siendo libres con respeto a cada uno de nosotros en la diversidad de las opiniones.

Se baja el telón y el público aplaude hasta no sentir las manos, los vítores resuenan por el teatro. La gente sale en silencio.


©  Todos los derechos reservados.

1 comentario: