miércoles, 27 de julio de 2016

JARDÍN RENACENTISTA


El Jardín del Palacio de los Castejones es un jardín de estilo renacentista localizado en los recintos del conjunto histórico-artístico del Palacio de los Castejones en la villa de Ágreda, provincia de Soria Castilla y León España.Tras la compra del palacio en 1670 por parte de Gil Fadrique de Castejón (1618-1692), éste iniciaría mejoras entre las que se encuentra el jardín, del que hay constancia gracias a un pleito entre el propio Gil y una propiedad contigua de Diego de Castejón Fonseca, obispo de Lugo y Tarazona.

El jardín tuvo su esplendor hasta 1809, año en el que fallece el V Marqués de Velamazán, propietario del palacio. A partir de entonces el recinto del palacio sufre una fase de abandono, sirviendo incluso de escuela, cárcel, juzgado o vivienda. En 1883 el ayuntamiento de la villa se convierte en su propietario, pero no sería hasta mayo de 2001 cuando el ayuntamiento decide restaurarlo de nuevo para convertirlo en uno de los atractivos turísticos de la villa.

Se trata de unos jardines construidos junto con el Palacio del mismo nombre, en el S. XV. Se dividen en dos espacios perfectamente diferenciados en cuanto a trazado: El Jardín Renacentista de Don Diego de Castejón y El Jardín de la Memoria. Destacan las plantas aromáticas y los nudos que forman los parterres. También existen fuentes, un teatro vegetal y un reloj astronómico. También cuenta con un pequeño teatro de espejos cuya intención es la de crear un lugar de juego y sorpresa.
 
 
                             Bajada de la red.

REFRÁN


El infierno está lleno de buenas intenciones y el cielo de buenas obras.

 

BERTHE MORISOT


viernes, 22 de julio de 2016

ÁRBOL DE FUEGO


                                           Bajada de la red, si el autor lo solicita la eliminaré.
 
 
 

Brachychiton acerifolium

Sus flores son campanitas rojas de cinco pétalos parcialmente fusionados. Se llama también árbol de fuego originario de la costa este de Australia. Cuando echa las flores antes de comenzar a echar las hojas. Lo descubrí paseando en un lugar muy conocido pero un poco escondido para verlos.