domingo, 29 de octubre de 2017

BERTHE MORISOT

Nació  en el seno de una familia burguesa  en Bourges.A la edad de 20 años, Berthe Morisot conoció a Camille Corot importante paisajista de la Escuela de Barbizon, quien la admitió como su discípula y la introdujo en los círculos artísticos.

Morisot decidió ser una artista a pesar de su condición de gran dama, de mujer burguesa, urbana e interesada por la moda y la activa vida cultural de la época,  adoptando una postura muy radical que la vincularía al grupo de artistas impresionistas, la vanguardia del momento.

 Adquirió la técnica impresionista de pintar al aire libre, donde creaba pequeños cuadros y esbozos para grandes obras que terminaba en el estudio. Su primera participación en el Salón de París fue en 1864 con dos paisajes y continuó exhibiendo continuamente en el Salón hasta 1874, año de la primera exposición impresionista, en la que participó con La cuna.

En 1868, conoció a Édouard Manet y en 1874 se casó con Eugène Manet. Ella fue la que convenció al maestro de pintar al aire libre y lo atrajo al grupo de pintores que sería posteriormente los impresionistas.

Morisot, junto a Camille Pissarro, fueron los dos únicas pintoras que tuvieron cuadros en todas las exposiciones impresionistas originales. Asimismo, Berthe fue la modelo de Manet tanto en diversos e importantes retratos como en su obra de gran formato El Balcón, donde el pintor francés da cuenta de su admiración por la obra de Goya, tratanto el mismo tema de su "Majas en el balcón".

Al igual que Mary Cassatt, Eva Gonzalès o Marie Bracquemond, Berthe Morisot fue relegada a la categoría de "artistas femeninas" por su temática de la vida cotidiana (mujeres, niños y escenas domésticas).

 Sus cuadros muestran unos temas equivalentes al de sus colegas masculinos. Edgar Degas, también de clase burguesa, pintaba ensayos de ballet, carreras de caballos, desnudos femeninos y a la propia Berthe durante su etapa de formación, pasada como "copista" de los grandes maestros en el Louvre. Claude Monet pintaba los nenúfares de su jardín, a sus hijos, etc. La figura de Berthe Morisot, junto a las de otras maestras de la pintura, quedó ensombrecida por el conjunto del movimiento y en especial de los pintores masculinos.

 La influencia de Renoir se refleja en su obra. La frescura luminosa de su paleta, la factura libre y vigorosa, así como, la atmósfera poética de sus lienzos. En 1892 la galería Boussod-Valadon le dedica una exposición que tuvo un gran éxito.

La vida de Berthe Morisot se vio ensombrecida por la muerte de Édouard Manet, y  la de su esposo, Eugène Manet,  y la de su hermana. Educó sola a su hija, Julie Manet, con quien mantuvo siempre lazos muy fuertes. Al morir a los cincuenta y cuatro años, confió su hija a sus amigos, Edgar Degas y Stéphane Mallarmé. Murió el 2 de marzo de 1895 en París y está enterrada en el cementerio de Passy en París.

sábado, 28 de octubre de 2017

YO WASAPEO, TU WASAPEAS…

 Al principio de inaugurar el tranvía todos los móviles estaban en su apogeo, lo más curioso es que todos sonaban igual y  la gente sobre todo los jóvenes miraban a la vez los aparatos.

      La cuestión es presumir de tener lo último en tecnología porque sus conversaciones parecían de besugos por lo menos eso creo yo. Así que me negué a ser un borrego más y seguí con  mi móvil primitivo pese a los continuos comentarios de que me adaptase a los nuevos tiempos.

      Elogiaban las ventajas del wasap y  lo barato que resultaba su utilización, pero yo erre que erre con mi móvil antiguo. Siempre les decía lo mismo: si para lo que yo lo uso me sobra con éste.

       Llegó el momento en que se estropeó la batería y ni corta ni perezosa me fui a la tienda de costumbre y la pedí, ante mi sorpresa me dicen que ya no se fabrican, que el modelo está obsoleto.

       Pues nada a modernizarse tocan. Me enseña el dependiente varios modelos y le digo: quiero uno sencillo de manejar, de buena calidad y mejor precio. Se me queda mirando con los ojos muy abiertos y añado: las tres “B” bueno, bonito y barato.

       Se sonríe y me saca uno de buena calidad con las mismas prestaciones, pero una marca creada totalmente en España y con dos años de garantía.

   ¿Y el precio?—

   Mejor que los demás—

     Me saca la tarjeta del antiguo me lo pone al día y me enseña lo elemental, cuando tengo en la mano le echo un vistazo y le digo: ¿tiene wasap?

    Automáticamente me lo arrebata y toquetea por la pantalla y en segundos me lo devuelve  sonriendo y me dice: ahora ya está modernizada.

    Sí eso es verdad pero se pasan los días y no wasapeo. A veces o casi siempre ocupa el lugar de la cámara de fotos.

    Me molesta el sentirme controlada aunque lo único bueno que le veo es para cuando se necesita para una urgencia. Pero eso sí ya pertenezco a la gran masa que conjuga el verbo wasapear.

©  Todos los derechos reservados.

viernes, 27 de octubre de 2017

LA RADIO Y YO

Desde que tengo capacidad de recordar la radio me ha acompañado siempre y somos  inseparables. Ocupaba un lugar privilegiado y alto en la sala-comedor, mi madre la cubría con una funda estampada de ramitos verdes y sobre ella una foto de estudio de sus mejores años. Hoy la foto se encuentra en mi salón y la radio en el de mi hijo.
Con ella aprendí los cuentos más populares y como las voces de los actores eran capaces de introducirnos en ellos, creo que de ahí viene mi afición por el teatro.
 En Navidad escuchaba los villancicos sentada en el regazo de mi madre hasta que me los aprendía y luego los cantábamos juntas. Es una de las pocas imágenes que tengo de las dos  y con más cariño evoco.
 Claro que en aquellos tiempos no había televisión y en muy pocos hogares se oía la radio.
También me aficioné al futbol quizás por las retransmisiones tan vivaces que se hacían, te imaginabas el campo, los jugadores y al escuchar el ambiente creías estar en los estadios.
  La música es una parte importante de mi vida tanto culta (otros dirán clásica), copla o actual. El merengue todavía no llegaba a las emisoras pero ahora cuando necesito animarme voy a por la radio y busco en el dial donde escuchar  unas canciones y ¡a bailar! Es un truco que me funciona y me deja exhausta de tanto movimiento.
 Con ella he pasado noche en vela disfrutando de los programas nocturnos con historias del misterio y de la antigüedad, los comentarios de libros con los autores y su proceso de investigación, los conciertos de Radio Clásica que me relajan hasta el punto de tener un plácido sueño.
Aquel infausto mes de febrero pasé la noche oyendo todo lo que ocurría en el Congreso de los Diputados gracias a unos valientes periodistas que dejaron  las líneas abiertas.
 Hoy continúo escuchando la radio más de noche que de día, la cual coloco debajo de la almohada y por la mañana ella duerme en el cajón de la mesilla. Mientras su hermana mayor se despierta a ritmo caribeño.


                                    ©  Todos los derechos reservados.

jueves, 26 de octubre de 2017

REBELIÓN


 Estoy cansada de intentar una y otra vez subir fotos al blog y no poder, será que la técnica se rebela contra mí, o que desde que estoy en “los madriles” tengo que sentarme de madrugada para que el portátil obedezca mis órdenes.

      Sólo lleva diez días fuera de su cómoda mesa en la que se sentía protegido, admirado y con todo su equipo mimándole, y ya ha decidido rebelarse ante tanto trasiego: que si ahora en el despachito con la mesa de cristal encajonada y la lámpara negra sobre él, que si luego en la mesa blanca de la habitación que compartimos con la tele y la play, luego otro rato en el dormitorio de la niña,  con la enorme y robusta mesa de pino (que tiene más años que Matusalén) ¡la de libros estudiantiles que ha soportado! Y no es eso lo peor… si no ¡los que le quedan por aguantar!

     Quizás por ello se rebela o quizá es su forma de decirme: vámonos a casa, que apenas pasas tiempo en mi compañía y echo de menos las caricias de tus dedos, tu voz cuándo reflexionas sobre el cuento de turno, o cuando te enfadas y me cierras de golpe por que no encuentras las palabras exactas para expresar lo sentimientos.

     Añoro tus charlas a través de Skype con tu prima, la que se encuentra en el continente africano… siempre te hacen sonreír,  a veces escucho las sonoras carcajadas por las ocurrencias irónicas de ambas y que sólo vosotras comprendéis.

      Todo esto para terminar diciendo: ¡Llévame a casa!!

     

©  Todos los derechos reservados.
 


martes, 24 de octubre de 2017

LOS IMANES EN LA NEVERA

 Al abrir la nevera se ha caído uno de los imanes que la decoran, entonces he pensado cómo poco a poco se han puesto de moda. Viaje que se realiza imán que se regala, sea por barato, sea porque ahora son auténticas monerías y con la vida ajetreada que lleva la mayoría de la gente, sirven además de decorar para sujetar las notas a modo de recordatorio del día.

   Con los dos trozos del imán en la mano he comenzado a recordar cuando mis hijos eran adolescentes y les dejaba las notas en la mesa de su dormitorio y ellos a su vez a mí en la mesa de la cocina.

   Todo funcionaba a las mil maravillas sin necesidad de tanta técnica como ahora, conste que no estoy en contra pero con tanto whatsap  que ni escribir sé la palabreja… cuando de casualidad leo en un periódico digital que ya es correcto decir wasap y wasapear.

   Me viene de perlas porque soy de la generación que en el bachillerato estudiábamos francés y ahora con los años ni sé inglés y el otro se me ha olvidado de no usarlo.

    Cómo iba contando ya no tengo a quien dejar notas a no ser a mí que de vez en cuando lo hago aunque a quién acribillo a señales es al calendario para todas las fechas importantes.

    Ahora los imanes los utilizo para sujetar las obras de arte que mis nietos me regalan cada vez que los visito. Siempre les pido que utilicen colores llamativos que me levanten el ánimo, así el día que les añoro más de lo habitual cuándo estoy en la cocina los echo una miradita y me sacan una sonrisa.

   Sigo con los pedazos del imán en la mano mientras busco el pegamento de esos que son instantáneos y que lo dejan nuevo. Después de rebuscar consigo dar con él lo destapo y ¡Oh está seco! Vaya con lo caros que son y que poco provecho les saco…

   Vuelvo a la cocina y coloco la parte imantada en su lugar y el otro trozo en un cenicero de alabastro marrón que nunca se utilizó y ahora me sirve para dejar pequeñas cosas. Tendré que escribirme una nota para recordar de comprar el pegamento.

   

 ©  Todos los derechos reservados.

  

 

lunes, 23 de octubre de 2017

CITA


No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano.

» Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo

 

W.TURNER


ARTEMISIA GENTILESCHI

Nació  en Roma en 1587, fue la hija mayor del pintor Orazio Gentileschi uno de los principales representantes de la escuela de Caravaggio. Aprendió todo lo esencial en el taller de su padre después fue a estudiar con Caravaggio. A los diecisiete años firma su primera obra aunque muchos creen que estuvo ayudada por su padre. A los diecinueve años como el acceso a las academias profesionales solo eran masculinas, su padre le puso un preceptor llamado Agostino Tassi, mientras su padre estaba trabajando en Roma. Durante ese tiempo la violó, al principio le prometió salvar su reputación casándose con ella. Más tarde renegó de ella pues ya estaba casado. Orazio lo denunció ante un tribunal papal durante la instrucción que duró siete meses se descubrió que cometió incesto con su cuñada y que había planeado matar a su esposa. Del proceso se conserva bastante documentación de entre ella destaca la crudeza del relato de Artemisa:

Cerró la habitación con llave y una vez cerrada me lanzó sobre un lado de la cama dándome con una mano en el pecho, me metió una rodilla entre los muslos para que no pudiera cerrarlos, y alzándome las ropas, que le costó mucho hacerlo, me metió una mano con un pañuelo en la garganta y boca para que no pudiera gritar y habiendo hecho esto metió las dos rodillas entre mis piernas y apuntando con su miembro a mi naturaleza comenzó a empujar y lo metió dentro. Y le arañé la cara y le tiré de los pelos y antes de que pusiera dentro de mi el miembro, se lo agarré y le arranqué un trozo de carne.

 

Eva Menzio (editora), Artemisia Gentileschi, Lettere precedute da Atti di un processo di stupro, Milán, 2004

Artemisia fue sometida a un humillante examen ginecológico y torturada usando un instrumento que apretaba progresivamente cuerdas en torno a los dedos — una tortura particularmente cruel para un pintor-. De esta manera se pretendía verificar la veracidad de sus acusaciones, pues se creía que si una persona dice lo mismo bajo tortura que sin ella, la historia debe ser cierta. Tassi fue condenado a un año de prisión y al exilio de los Estados Pontificios.

JUDIT decapitando a HOLOFERNES, MARÍA MAGDALENA. Galería degli Uffissi

Artemisia y su marido se instalaron en Florencia  allí, Artemisia disfrutó de un gran éxito. Fue la primera mujer en ingresar en la Academia del Dibujo de Florencia, se convirtió en una exitosa pintora de corte. Mantuvo buenas relaciones con los artistas más respetados de su tiempo, como Cristofano Allori y fue capaz de conquistar los favores y la protección de personas influyentes, comenzando por el gran duque Cosme II de Médici.

Entre sus admiradores se hallan Buonarroti el joven (sobrino del gran Miguel Ángel. a menudo el que le encargaba cuadros debía desear tener una imagen que le recordase visualmente a la autora, cuya fama iba creciendo. Su éxito y la fascinación que emanaba de su figura, alimentaron, a lo largo de toda su existencia, rumores sobre su vida privada.

Murió en Nápoles acompañada de su hija.

 

domingo, 22 de octubre de 2017

¡QUÉ COSAS!

Los que me conocen saben de mis despistes, alguno de ellos se podría denominar de antológico. En el año 2014  fue cuando ellos alcanzaron su máximo esplendor.

Éramos tres amigas que dos veces a la semana quedábamos a desayunar en la cafetería francesa del centro, su decoración de colores alegres y sus pastelillos de sabor inigualable nos hacían regresar varias mañanas para saborearlos..

Uno de esos días solo acudimos a la cita María y yo. Tuvimos un desayuno como de costumbre o sea al estilo levantino. Con tanto líquido pues hay que ir al baño, y allá que me fui.

Giro la manilla de la puerta y está cerrado, miro por debajo de la puerta y no hay luz, llamo y no contestan.

Pienso: se ha debido de atrancar. Miro alredor y la cafetería está a rebosar, observo la cerradura y me digo “¡anda si es como la de casa!” ni corta ni perezosa giro el mecanismo y se abre.

¡Sorpresa! Hallo a un hombre sentado en el trono que me mira espantado, cierro la puerta mientras le digo: ¿Por qué no ha contestado cuando he llamado? ¿Sabe que está en el baño de señoras?

Nuestra mesa situada en el lateral con los baños enfrente y al salir el buen señor su cara era todo un poema y salió cabizbajo  a toda prisa del lugar.

Pasados unos días regresamos las tres y mientras nos sirven el desayuno le contamos la anécdota a nuestra amiga entre risas y nos dice: ahora voy al baño.

Levantamos la vista y vemos que ella se adentra en el de caballeros, ¡vamos que ni apropósito! La llamada de atención fue sonora y el ataque de risa demasiado largo, tanto que nos provocó la necesidad urgente de utilizarlo.

Un día de primavera teníamos mudanza  cogí dos maletas para ayudar con la ropa. Toda la jornada de aquí para allá con toda la gente echando una mano acabamos agotados.

A la mañana siguiente volvimos a terminar de colocar todos los utensilios en el nuevo hogar, después de comer meto una maleta dentro de otra y me voy a la parada del tranvía.

Como tarda me siento en la marquesina y los ojos lentamente bajan los párpados agotados de cansancio, hago un ímprobo esfuerzo para mantenerlos abiertos, entre tanto un fuerte pitido anuncia su llegada.

Entro rápida por encontrar un asiento y el tranvía sale despavorido. Cuando al llegar a la siguiente parada me doy cuenta que me he dejado las maletas y desde luego ellas no iban a meterse solas.

La llamo al móvil y la cuento el despiste. Sale corriendo a buscarlas y una joven las estaba cuidando, le tuvo que dar las explicaciones y su contenido.

 Al abrirla comprendió que la realidad supera a la ficción. Se las entregó mientras yo regresaba a por ellas.

De esta guisa me ha pasado alguno que otro despiste como por ejemplo dejar el carro en el supermercado abrir el monedero para sacar un euro y engancharlo, Dejo la billetera un momento sobre el carro de la compra mientras lo hago y ni corta ni perezosa me voy a hacer la compra.

La cajera pasa los productos mientras los coloco en mi carro y cuando voy a pagar no hallo la cartera.

Exclamé a la cajera— ¡uf! Me lo habrán quitado lo dejé encima del carro y olvidé guardarlo—

— ¡Ah es usted! No lo han cogido, vi como lo dejaba y salí a recogerlo—

Cuando me lo entregó  no podía creerlo, vaya suerte la mía, todo, estaba todo los documentos y sobre todo las tarjetas.

Así que me suelen decir “qué cosas te pasan” y a veces solo “qué cosas” todos  comprendemos y sonreímos.

 


©  Todos los derechos reservados.



 ¡

sábado, 21 de octubre de 2017

UNA PINTORA EN LA CORTE

Como curiosidad os diré que el Museo del Prado sólo tiene expuestas tres pinturas realizadas por mujeres y en los tres casos son de la misma autora Sofonisba Anguissola.
Es una triste evidencia y dificultades que sufrieron las mujeres en aquel tiempo. En el renacimiento el aprendizaje exigía que los alumnos se trasladasen a vivir a casa de su maestro y en el caso de las mujeres resultaba poco apropiado.
Las que se adentraban en el mundo de la pintura tenían prohibido estudiar anatomía y pintar desnudos, por lo que siempre estaban en desventaja con los hombres.
Sin embargo Sofonisba destacó  en la pintura gracias a la ayuda de  su padre que pertenecía a la nobleza genovesa siendo amante del arte y la humanística quiso que sus hijos recibieran  la misma formación.
Ella  acompañada de su hermana Elena las envió a estudiar con el maestro
Bernardino Campi y cuando éste se trasladó de ciudad continuó sus estudios con el maestro Bernardino Gatti conocido como “el Sojaro”.
A los veinte años destacaba sobre todo en los retratos y en 1554 se fue a Roma a continuar sus estudios allí conoció a Miguel Ángel Buanorrotti.
Gracias a los contactos de su padre conoció a Miguel Ángel que la orientó, aconsejó y le enseñó durante dos años.
En 1558 Sofonissba se trasladó a Milán donde el Duque de Alba le encargó un retrato, quedó tan satisfecho que la recomendó a Felipe  así fue como con veintisiete años era invitada por Isabel de Valois como dama de compañía y pintora de la corte.
Desde ese momento realizó numerosos retratos de la familia real estuvo en la corte durante veinte años y trabajó en colaboración con Alonso Sánchez Coello cuya obra influyó en su estilo lo que contribuyó a errores en la atribución de varias de sus obras.
Uno de los retratos más célebres de Felipe II fue atribuido erróneamente a Coello en fechas recientes y también fueron adjudicadas otras de sus obras a Tiziano, Zurbarán e incluso El Greco por su altísima calidad y el hecho que no firmara sus obras realizadas en la corte.
Tras la muerte de Isabel de Valois contrajo matrimonio con Fabrizio de Moncada, hermano del virrey de Sicilia por lo que se trasladó allí. Cuando enviudó se volvió a casar con un noble genovés.
Sofonisba murió en Palermo a los noventa y tres años no sin antes ser retratada por Anton Van Dyc y recibir sus consejos.

 

jueves, 19 de octubre de 2017

ALICE MUNRO

 La "maestra del relato corto", como la ha definido la Academia Sueca, nace en Wingham (Ontario, Canadá) en 1931. Licenciada en la Universidad de Western Ontario, es autora de doce colecciones de cuentos y dos novelas. Dos de sus obras más importantes, 'Demasiada felicidad' y 'La vida de las mujeres', novela de 1971, han sido publicadas en español por la editorial Lumen. Su trabajo más reciente es 'Mi vida querida'. (Fuente: Editorial Lumen). Como ella misma dijo "narro la vida tal como es".


He aquí un ejemplo para los que no escribimos novelas. Ganadora del Premio Nobel de Literatura en el 2013.

YEYU, LA ISLA DE LAS SIRENAS

Un enorme cataclismo en la profundidad del océano hace emerger fuego y lava sobre sus aguas durante muchísimo tiempo. Con los años surgió una plataforma con llanos y conos que desean ser  montañas.

La diosa de las sirenas se complació ante ésta nueva creación y pensó que sería un buen lugar de reposo para  su pueblo. Solo necesitaba cubrirla de verdes praderas, frondosos bosques y ríos con cascadas que su rumor les recordara su canto.

Al escucharla el dios de las montañas le regaló el paraje que tanto anhelaba con la condición de protegerlo y no abandonarlo jamás.

Sin embargo Neptuno ponía una condición a su esposa “nunca debían de olvidarse de pagar el tributo de su acuerdo”.

Antes de aceptar la proposición fue a  reunirlas en la cueva principal desde la cual derivaban a otras cinco.  Largas y oscuras que a medida que avanzaban la claridad las inundaba, por ellas salían a disfrutar de los rayos templados del sol, el cielo azul y a ensayar sus cantos melodiosos.

A las horas del atardecer un monte inmenso les daba sombra para que se acostumbraran sus ojos de nuevo a la oscuridad marina.

Después de deliberar acordaron vivir en el exterior y pagar el tributo impuesto por Neptuno. Su diosa entonó plegarias y cánticos para que sus colas desapareciesen. Sus cuerpos fueran esbeltos y sus pulmones capaces de surcar las profundidades para alimentarse.

Con los sonidos melodiosos entonados a coro fueron ascendiendo por los túneles hasta llegar a la superficie y en el momento de pisar la verde y frondosa hierba se convirtieron en espléndidas mujeres.

Pasaron los años e iban envejeciendo un sexto sentido las indicaba que su final se acercaba por ello debían retornar al lugar de procedencia.

La joven Ishtar no se conformaba con la vida tediosa que llevaba y se negaba a ser el próximo tributo a Neptuno. Una madrugada se hundió en el mar en busca de un lugar donde disfrutar como las otras jóvenes cuyas historias le contaron los náufragos marineros.

Nadó hasta desfallecer mientras escuchaba los cantos melodiosos y lejanos de sus compañeras en señal de despedida.

Sin embargo a medida que volvía a la realidad los escuchaba más próximos y al abrir los ojos se vio rodeada por todas ellas.

Comprendió que no todas quisieron ser mujeres y vivir en la tierra, otras se quedaron para salvar con sus melodías a los náufragos.

La acompañaron ante la presencia de la diosa para pedirle regresar a su cuerpo de sirena.

La diosa la llevó ante Neptuno y éste enfadado le respondió “Ishtar tú eres el próximo tributo que debían pagar las mujeres.

Tu sacrificio les permitiría vivir otros veinticinco años en la isla. Debes morir es lo acordado”.

Ella agachó la cabeza se postró de rodillas ante el dios y dijo: Haz conmigo lo que creas que es más justo.

Neptuno y la diosa deliberaron durante bastante tiempo hasta que al fin el dios del mar movió su mano para que se acercara y le comunicó el veredicto.

“No volvería a la isla ni se comunicaría jamás con las mujeres, sería para siempre una sirena”.

 
©  Todos los derechos reservados.

 

 

 

miércoles, 18 de octubre de 2017

martes, 17 de octubre de 2017

DONDE LAS DAN

Un rugir de fieras rompió la calma de San Andrés la vieja carretera se había convertido en  una selva polvorienta. Sus habitantes extrañados salen a las puertas de las calles a mirar tan raro espectáculo.

Se  miran unos a otros y se preguntan del porqué de tanto alboroto. Nadie sabe nada y se encogen de hombros. Solo un joven callado y tímido cree saber el origen.

Ha pasado el tiempo el muchacho  tuvo una infancia y adolescencia desgarradora donde se sintió maltratado en el colegio solo por ser diferente. Las burlas y las risas de los compañeros hicieron que su tartamudez se agudizara, pero lejos de amilanarse con el paso de los años su carácter se fortaleció.

Fran supo esperar tuvo paciencia e inteligencia para demostrarles que todos solemos tener un punto débil y no nos gusta ser el blanco de las bromas y chanzas para diversión de otros.

Había llegado su hora. Era martes día de mercado  el joven se dedicó buena parte de la mañana a repartir propaganda para dar a conocer un local de próxima  inauguración.

El sábado al atardecer estaba prevista la gran fiesta en las afueras del pueblo.

Los jóvenes de la comarca se las prometían muy felices, tenían una nueva ocasión de disfrutar y la novedad les atrajo como un imán.

La carretera se convirtió en un raly peligroso de velocidad y polvo, una caravana de coches en busca de diversión.

Los vecinos expectantes ante el inusual espectáculo hasta que de pronto un despistado conductor preguntó: ¿Dónde está Viñas Viejas?

Las dos mujeres se miraron extrañadas y a la par respondieron –Carretera adelante y al final hay un desvío lo seguís, pero ¿qué buscáis allí? –

–Nos han dicho que se inaugura un “Puti club” –

Unas ruidosas carcajadas asomaron a sus bocas y los chavales sorprendidos  no acertaban a comprender donde estaba la gracia, muy serios como cargados de razón les dijeron: ¿Hemos dicho algo gracioso?

–Mucho, pero que muy gracioso, os han tomado bien el pelo, allí no hay más que viñas y como su nombre indica viejas a rabiar con un caseto por todo edificio –

El comentario se extendió por el lugar como un reguero de pólvora y según los conductores daban la vuelta las risas se contagiaban entre sus moradores.

Fran había conseguido su venganza y la disfrutó ¡vaya si la disfrutó! y la continua celebrando aunque hayan pasado los años pues la gente la rememora de vez en cuando.

 


©  Todos los derechos reservados.




 

viernes, 13 de octubre de 2017

CITA

Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender.
Françoise Sagan.



 

jueves, 12 de octubre de 2017

POEMA V


   RECUERDO DE CASTILLA

 
Aires puros  de mi vieja Castilla

Perfumados de vides y trigales

Vasta tierra  de piedras milenarias

Historias de gentes aguerridas.

 
Su sudor gota tras gota te derraman

Para sacar el fruto a tus entrañas

Y abonan tus surcos año tras año

Con sufrimiento y lágrimas de sangre.

 
Hoy  me produce tristeza y añoranza

Al ver tu inmensidad deshabitada

Te han dejado  a tu suerte abandonada

Mientras  hablas de paz y de esperanza.

 
 
©  Todos los derechos reservados.



 

lunes, 2 de octubre de 2017