lunes, 26 de marzo de 2018

CITA


La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia.

 Aristóteles  (384 AC-322 AC) Filósofo griego

REFLEJOS


lunes, 12 de marzo de 2018

VOCACIÓN ADQUIRIDA

En plena madrugada nos levantamos con los ojos hinchados por la falta del sueño reparador y con los nervios a flor de piel. Había tanta prisa por llegar a la playa como si en cualquier momento fuera a desaparecer, que apenas tomamos unos sorbos de leche.

Cargamos las maletas y el “tom tom” ¡por Dios que no falte el tom tom que nos perdemos!

A las doce ya estábamos instalados en trocito de arena lejos de la orilla ¡ay que ver cuanta gente! Desde el aire debemos parecer hormigas amontonadas eso sí coloridas, porque por color que no quede.

Priscila no tardó en volver a comunicarnos que ya tenía una nueva amiga con la que divertirse entre las olas.

Los días plácidos de playa más que pasar volaban para ella aunque a los demás nos abrumaba el gentío que a cualquier hora abarrota la ciudad.

Año tras año siempre en la primera decena de agosto hemos acudido a la cita con las olas y en la misma ciudad. Cumpliendo la promesa que cada verano las niñas se profesaban.

A Priscila le llegó el momento decisivo de elegir los estudios que la decantarían en el futuro. Se diluía entre aficiones artísticas o encauzar su vida por otros derroteros.

Sentada frente a su portátil mientras clasificaba las fotos de veranos anteriores sonrió al ver a Blanca, su amiga de olas. Entonces se le encendió “la bombilla” sería psicóloga.

Recordó como le hablaba del Síndrome de Tourette que padecía y lo que había sufrido hasta que se lo diagnosticaron, pues algunos médicos decían a sus padres que era autista.

Éste síndrome es un trastorno neurológico que provoca movimientos y sonidos involuntarios por ello hay que completar con pruebas de autismo.

Es más frecuente entre los varones y su punto álgido es en la adolescencia, a medida que el tiempo pasa va disminuyendo y entre los tics típicos se hallan: pestañear, hacer muecas o carraspear.

Ha pasado el tiempo y Priscila convertida en psicóloga sintió la necesidad imperiosa de regresar a la playa de su infancia a mezclarse con las olas.

Ese agosto en la primera decena como antaño siguió el ritual de aquel primer viaje y al llegar a la arena corrió hacia el agua mientras pensaba ¿Y si Blanca estuviera aquí? …

 


©  Todos los derechos reservados.




 

 

CITA


La Musica es la voluptuosidad de la imaginación.

» Eugène Delacroix  (1798-1863) Pintor

CONTRASTES DE LUZ


EXPOSICIÓN EN EL MUBAG


viernes, 9 de marzo de 2018

ALARMA EN ATOCHA

Suena la alarma anti incendios la estación se halla en su máximo ajetreo, la muchedumbre mira con temor en todas las direcciones. Ninguna señal de humo, ni ese inmuta el personal de Renfe, todo parece normal a lo lejos se escucha una voz que dice “pasa muy a menudo no se preocupen”.

Los murmullos se reanudan, las carreras y el  ruido de las maletas es el hilo musical del lugar, las cafeterías funcionan a buen ritmo, el anuncio constante de salidas y llegadas de los trenes hacen del espacio una ciudad diferente.

Casi todos los meses la visito un par de veces y he descubierto un puesto de café con un pequeño rincón para descansar y hacer tiempo para subir al AVE. Es una atalaya fantástica donde observar los diferentes comportamientos de las personas fuera de su estado de confort.

Ésta vez me encontré con un grupo de viajeros del IMSERSO de vacaciones a la playa de Benidorm, sé que es allí porque la guía cartel en mano no dejaba de gritar “los del grupo de Zamora a Benidorm” así una y otra vez, pero ellos seguían con sus conversaciones grupales.

Su alegría se les escapaba por los poros de su cuerpo, son mayores con unas ganas enormes de disfrutar envidiables, sin embargo un halo de inseguridad se percibía en el ambiente.

Los años les había enseñado que cada minuto hay que aprovecharlo al máximo y más si vas pasarlo bien, pero también se dan cuenta que se vuelven más vulnerables por la pérdida de reflejos y aptitudes físicas que otrora alardeaban. Todo ello lo camuflan con sonrisas y buen humor.

En la mesa de al lado una pareja de de mediana edad toma una cerveza y una copa de vino blanco que ella a penas le da unos leves sorbos. La cabeza del hombre la calvicie comenzaba a hacer estragos, sus ojos brillaban de forma especial que delataban el inicio de un romance, ella me daba la espalda su atuendo una chaqueta de corte militar y unas botas altas y marrones, su melena larga dejaba al descubierto su origen moreno.

La ilusión y deseo de él contrastaba con la inquietud que sus palabras dejaban traslucir “estoy preocupada por los comentarios de tus compañeros de trabajo”.

Con mi mirada al frente noté como me observó antes de acercarse al oído de ella para susurrar algunas palabras tranquilizadoras. No lo escuché pero nos lo podemos imaginar, ¿no?

La voz de la azafata suena de nuevo ésta vez anuncia la salida del AVE a Valencia, siguen con sus susurros y me voy a los servicios a mi regreso la mesa está vacía, echo un vistazo hacia las taquillas de los andenes y les veo que van a Valencia, observo por última vez el rostro de la mujer y por su aspecto parece que tranquila, tranquila precisamente no la dejó.

Mientras los minutos transcurren parsimoniosos la misma mesa la ocupa un caballero cargado con maleta y una bolsa de traje, en la mano una bandeja roja con una coca-cola y un vaso con unos cubitos de hielo, intenta mantener el equilibrio con tan mala fortuna que los hielos se caen y con una sonrisa me dice: no pasa nada pido más.

Le devuelvo la sonrisa mientras afirmo con la cabeza.

Ahora la voz anuncia la salida del tren a Alicante, allí me encuentro de nuevo con el grupo del IMSERSO y la guía voceando, espero sentada a que pasen y cuando la fila se despeja me aproximo. La azafata valida mi billete y de pronto vuelve a sonar la alarma anti incendios y al cruzar hacia el andén giro la cabeza y el silencio se repite y en la gente se produce la inquietud.


 
 ©  Todos los derechos reservados.