miércoles, 31 de mayo de 2017

POEMA II


      ME PERSIGUES

 Te veo en cada calle
Te siento a cada paso
Me embriaga tu perfume
Me persigues.
Mi cama está vacía
Tu cálido aliento
Sigue en mi piel
Me persigues
Mi pensamiento es tuyo
Mi cuerpo es tuyo
 Mi alma es tu nido
Me persigues
Encarnizada  lucha
De olvidarte,
De no recordarte,
Y tú, me persigues.

                          Toñi R.

©  Todos los derechos reservados.

PURO CHOCOLATE


lunes, 29 de mayo de 2017

FRENTE AL PUERTO


EL TERCER GRADO

Nos habíamos ido a Campello, y aprovechamos unos momentos para pasear por la zona menos concurrida de la playa, hasta la hora de asistir al concierto de jazz. Una primavera veraniega que con la brisa y la sombra de las palmeras se soportaba bien tan sofocante calor.
La banda compuesta por tres músicos a cual mejor, fue una hora deliciosa y consiguieron transportarnos por unos momentos a los clubs de Nueva Orleans.
Siempre con la hora pegada a los talones agilizamos el paso hacia la estación del tranvía, al dar la vuelta a la esquina vimos muchísima gente en el andén, nos miramos extrañados, era la primera vez que hallamos tal gentío.
Comentamos la belleza del concierto y los maestros geniales que lo interpretaron.
Cuando unas voces al otro lado del pasillo llamaron nuestra atención, no por fuertes o estridentes, no, si no por que eran tres, tres abuelas que ejercían de ello con una joven desconocida que tiritaba de frío.
El aire acondicionado a tope y ella con una minúscula camiseta con grandes aberturas laterales. Las tres intentaban protegerla del frío, subiendo y bajando la camiseta, la tapaban por arriba se destapaba por abajo.
La joven cada vez temblaba más, de pronto una de ella cogió su bolso vaquero y lo colgó de su cuello mientras otra le bajaba la camiseta.
Ella seguía tiritando.
La conversación dio un giro tal, que mis oídos  y mis ojos no daban crédito a lo que escuchaban y veían.
Comenzaron a relatar sus estados civiles, dos viudas y la tercera divorciada “pero de muchos años”. Sus edades bastante avanzadas ninguna cumpliría ya los setenta y…muy largos. Tan arregladas como para una boda y solo disfrutaron de unos deliciosos helados.
La joven no cejaba de celebrar sus dieciocho años pese a cumplirlos hacía ya un mes. Alegre y dicharachera les cuenta que viene de pasar el fin de semana con su novio a lo que le responden: Entonces te habrá calentado.
—Si no hemos parado, lo pasamos bien, pero hasta que nos volvamos a ver…se hace duro.
Las caras de las tres abuelas mostraban una sonrisa de oreja a oreja, toda comprensión…
—Si fuera una de nuestras nietas pondríamos el grito en el cielo—dijo una, a lo que las otras dos asintieron con la cabeza mientras comentaban: son los tiempos de ahora.
La curiosidad les invadía y no iban a quedarse sin la historia de su corta vida. De forma que comenzó la batería de preguntas como si de un tercer grado se tratase.

   ¿Y tus padres saben que te quedas con tu novio en su casa?—

   No tengo padres—

   ¿Que les pasó?—

   Tuvieron un accidente con una avioneta y murieron los dos, pero vivo con mi abuela—respondió adelantándose a las señoras.

Todo el trayecto interrogando a la adolescente y en quince minutos sabían que eran cinco hermanos, todos casados pero solo tres eran de los mismos padres.

La herencia que les dejó fue un gran chalet, pues su padre era piloto y aunque estaba a su nombre y la avioneta a nombre del resto, la abuela quería ser justa con todos y estaba arreglando los papeles.
Menos mal que la muchacha se bajó antes que ellas, si no, le sacan hasta el A.D.N.

 
©  Todos los derechos reservados.

domingo, 28 de mayo de 2017

UNA MUESTRA


                      PARA ABRIR BOCA,,,,,

EXPOSICIÓN EN EL MARQ

Una gran muestra de esta antigua civilización, daros una vuelta por Alicante durante cualquier fin de semana. Permanecerá hasta Enero del año que viene. Se acaba de inaugurar.

FLORES DE PALMERA


REFRÁN


Ni un dedo hace mano, ni una golondrina verano.

MANCHA


SIN TÍTULO


viernes, 26 de mayo de 2017

POEMA


               MIRADAS

 Me dices  cuando te miro,
No me mires así,
¿Así cómo? te pregunto,
Respondes, como ahora.

 No sé  cómo lo hago,
Hay mil maneras,
Inteligentes, traviesas,
Dulces, odiosas.

 Tiernas, amorosas.
Inquietantes, hermosas,
Fieras, seductoras,
Penetrantes, aduladoras.

 Conquistadoras, picaronas,
Dime, como te miro,
Con arrobo, admiración,
Claridad o tentación.

 Nunca traicioneras,
Ni oscuras, ni tenebrosas,
Siempre limpias, transparentes,
Confiadas y cariñosas.

 
                                             Toñi R.
 ©  Todos los derechos reservados.

 

 

 

NATURALEZA MUERTA


jueves, 25 de mayo de 2017

EL JARDÍN DE PIEDRAS

Llevaba muchos años en la pequeña ciudad junto al mar y a pesar de oír la misteriosa leyenda  de la isla, nunca se le ocurrió visitarla y eso que el trayecto se recorría en tan solo una hora de navegación.

Tuvo que ser una excursión organizada por la universidad la que le empujara a conocerla.

La verdad que observando cada roca parecía ser esculpida por un artista genial o una divinidad, tanta perfección en cada detalle era imposible que fuera humano.

Sira sacó del bolso un espejito y con disimulo lo abrió, lo colgó en la correa del bolso que le cruzaba el pecho. Los rayos del sol reflejándose en él impactaban en las piedras.

El grupo comenzó a hacer bromas al respecto pero Sira siguió sin inmutarse, buscaba una piedra especial, una roca que le confirmara sus sospechas.

Sin embargo solo hallaba rocas talladas a la perfección de hombres, mujeres, aves y animales de cualquier especie que otrora poblaron esa tierra.

 —Fijaros todas las piedras son  estatuas—les dijo al grupo

—Anda que no tienes imaginación, eso lo han hecho los elementos a lo largo del tiempo—le respondieron al unísono.

Quiso advertirles de sus sospechas cuando al girar la mirada hacia su derecha descubrió una rara cabeza de donde en lugar de pelo salían serpientes retorcidas, pero las cuencas de sus ojos estaban oscuras, dentro de ellas unas pupilas brillantes llenas de odio.

La halló, era Medusa castigada injustamente por Atenea al ser violada en su templo. Toda su belleza y juventud se fue en un instante por la furia de la diosa ya que no podía vengarse del dios Poseidón.

El Partenón fue profanado y alguien tenía que pagar por ello.

La hermosa Medusa fue condenada a convertir en piedra a todo el que la mirara.

Sira con su espejo por aliado, se lo acercaba lentamente por el rostro hasta llegar a la altura de los ojos de Medusa, de esa manera la gorgona encontró su ansiado descanso.

 
©  Todos los derechos reservados.

 

 

martes, 23 de mayo de 2017

LA REINA DE MAYO


     Llegó el día en que por fin luciría su mejor vestido, ese que siempre miraba en el escaparate cada vez que pasaba para ir al instituto. Su madre se lo compró por que ese año era la reina de la primavera.

    No dejaba de mirarse en el espejo se veía hermosa con el traje de gasa beige y la corona de flores con las cintas de colores sobre su pelo rubio recogido en una  trenza.

   Salió de casa montada en su inconfundible bicicleta roja hacia  el bosque donde a menudo se pasaba horas enteras  buscando plantas, sus remedios para sanar hicieron que se la conociera como “la hechicera”.

    Alegre, dulce, siempre con una sonrisa en los labios, acompañada de su bicicleta  se convirtió en una más del   paisaje.

   Sin embargo su vecino la  le pedía día tras día un remedio para su impotencia, ella le decía que todo estaba en su cabeza. Se volvió huraño, obsesivo, malhumorado, no perdía ocasión de  observarla a hurtadillas para saber donde guardaba los sortilegios.

    Se adentró en el bosque recogió algunas las clavó en un trocito de tierra cubierta de hierba, sólo le faltaba un poco de pelo rubio.

   Todos estaban en la plaza esperando el desfile de la carroza donde sentada en un trono lucía  la reina de la primavera. La banda de música comenzó a tocar y la carroza echó andar, pero ¿Dónde estaba la reina? Era la pregunta que nadie sabía contestar, empezaron a buscarla por el camino, al dar la vuelta en un recodo de la calle encontraron la bicicleta, pero sin rastro de ella.

  Comienza anochecer y sin señal que les indique hacia donde continuar  se organizan en grupos para iniciar la búsqueda a la mañana siguiente. De regreso pasan cerca de la laguna; cuando asoma una prenda clara y alguien grita: ¡ahí, ahí!

   Con una rama intentan cogerla a pesar de los esfuerzos no llegan, hacen una cadena y se introducen con precaución hasta  alcanzarla.

— No es suya —dijo su hermana.

  Cabizbajos reanudan la caminata, mañana habrá más suerte murmuran entre ellos.

  Al amanecer todos dispuestos acompañados de los perros iniciaron la búsqueda; siempre mirando entre los arbustos dando golpecitos con los palos.

   Una de esas veces las cintas de colores aparecieron enganchadas en la rama de la que colgaba  la corona de flores.

— ¡Aquí, aquí ¡—gritaron

    Todos corrían  hacia los arbustos que unas manos indicaban, despejando la zona de ramas y de zarzas pero no hubo más.

   Estaban cansados hasta la extenuación con paso lento iniciaron el regreso    a sus casas,  mientras se alejaban  organizaban los  planes para la siguiente búsqueda.

   Manuel con las voces de la hechicera en su cabeza no dejaba de repetir: no está, no está. Sin embargo escuchaba como le decía:

 —Déjame en paz—

 —Dame un poco de  pelo—

—Te he dicho que no, vete—

—No me voy a ir sin el—

—No te lo voy a dar—

La sujetó por un brazo  ella intentaba zafarse en una lucha desigual pero al sacar su navaja la hechicera dio un tirón y salió corriendo. El hombre la siguió hasta alcanzarla.

 Esta vez la tiró al suelo la sujetó  le cortó el mechón lo guardó en el bolsillo y la soltó.

     —Ten en cuenta que no te curarás—

   ¿Cómo que no?—

   Como que no, no lo conseguirás—

   ¿Porqué?, si lo tengo todo—

   Todo no—

   Pues que falta—

   No te lo digo—

   Dímelo, lo necesito—

    Fuera de sí la zarandeó tan fuerte que al soltarla  cayó entre unas rocas, no se movía Manuel se alejó con su escaso botín.

    A medio camino el hombre inquieto volvió sobre sus pasos y la halló inerte, se asustó miró a su alrededor la cogió en sus brazos hasta  una hondonada   enterrándola limpió las huellas y regresó a casa.

   Amaneció y una nueva  búsqueda comienza  ahora por la parte más intrincada, los grupos eran menos dispersos armados con sendos palos moviéndolos a diestro y siniestro.

    No miraban hacia la copa de los árboles hasta que los perros con sus ladridos les empujaron hacerlo; el vestido hecho jirones creyeron  que alguna bestia extraña se la había comido llenos de miedo corrían, se caían y se levantaban hasta salir del bosque.

     Al llegar a su casa Manuel vio a la hechicera montada en su inconfundible bicicleta roja. No podía ser,  está muerta, está muerta se repetía una y otra vez.

   
©  Todos los derechos reservados.


REFRÁN


Guarda y no prestes, porfía y no apuestes.

ESTANQUE


lunes, 22 de mayo de 2017

jueves, 18 de mayo de 2017

LIRIOS


EL SACO DE BOXEO


Al llegar a una edad cercana a la jubilación se suele pensar que hemos hecho un recorrido vital el cual nos permitirá cosechar algunos frutos de nuestro sembrado.

Resulta que las mayoría de las veces nos equivocamos, sobre todo si tenemos hijos entonces si que no hemos terminado.

Primero porque son pequeños, van creciendo y a soportar algunas adolescencias que con un poco de suerte son llevaderas, luego la juventud, ¡ay la juventud! La  única enfermedad que se cura con el tiempo.

La época en que lo saben todo, y ya eres viejo, no sabemos lo que ellos. Puede que  en preparación académica nos superen en algunos casos, pero de la universidad de la vida que no se atrevan a darnos  lecciones.

Sin embargo ante sus fracasos no suelen aceptar su incapacidad y buscan el saco de boxeo donde descargar su furia, necesitan hallar un culpable y ¿que mejor que en casa? Casi siempre con la madre, por eso de que tenemos más empatía con ellos.

Luego se independizan, parece que por fin vamos a tener un respiro… ¡Vamos listos! Al menor tropiezo otra vez a pedir ayuda a mamá. Claro mamá está, siempre está…Es más cómodo que hablar con los dos progenitores al tiempo,  mamá lo soluciona.

Sus enfados aunque sea en la distancia terminan por repercutirnos y no digamos si hay un divorcio por el medio entonces…Los problemas laborales que están a la orden del día, también al hogar.

Nos convertimos en unos sacos de boxeo sin límite de aguante, hasta que explotamos en lo emocional y físicamente.

Entonces vienen las depresiones, los infartos… Para preguntarnos después porqué nos ha pasado si no bebemos ni fumamos y llevamos una vida ordenada. ¿De verdad nuestra vida es ordenada? Que pregunten a nuestras emociones.

 

©  Todos los derechos reservados.

 

 

 

REFRÁN


Cría buena fama y échate a dormir, cría mala fama y échate a morir.

BOSQUE MARINERO


domingo, 14 de mayo de 2017

CALLE MOJADA


COMPLEMENTO


QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA


Fue un trío de compositores, poetas  que destacaron en el género de la copla,  ellos eran Antonio Quintero, Rafael de León y Manuel Quiroga.Al componer, Quintero escribía los sainetes de los espectáculos que estrenaban y coordinaba la parte teatral con las canciones, en las que también colaboraba con Rafael de León, aunque la responsabilidad de las letras recaía generalmente en Rafael de León y la música era parte exclusiva de Quiroga. Compusieron entre otras, las siguientes canciones, muchas de ellas entre las de mayor recaudación y popularidad en España entre 1940 y 1965:

«Tatuaje» (1941). Rafael de León y Manuel Quiroga (junto Xandro Valerio). «La Lirio» (1944). Rafael de León y Manuel Quiroga (junto a José Antonio Ochaíta). «Francisco Alegre» (1948). Antonio Quintero, Rafael de León y Manuel Quiroga. «Enamorada» (1961). Rafael de León (con Augusto Algueró]). «A tu vera» (1964). Rafael de León (con Juan Solano). «A la lima y al limón» (1940). Rafael de León y Manuel Quiroga.

Las coplas de Quintero, León y Quiroga han sido cantadas por las más importantes voces del género, tanto en su época como en la actualidad: Concha Piquer, Manolo Corrales, Juanita Reina, Miguel de Molina, Antonio Amaya, Lola Flores,  Rocío Jurado, Nati Mistral, Sara Montiel, Marifé de Triana, Isabel Pantoja, Pasión Vega, Martirio, Miguel Poveda, entre otros.

Conocer personalmente a la cupletista Concha Piquer. la más destacada figura de la canción de la época, cuando ésta actuaba en Sevilla en el Teatro Lope de Vega, fue un momento de especial importancia en los inicios de la carrera del poeta Rafael de León. En 1932 Rafael de León comienza su aventura madrileña de la mano del músico, también sevillano, Manuel Quiroga con vistas al lanzamiento a nivel nacional del trío más famoso de la música española de todos los tiempos: "Quintero, León y Quiroga". Sus más de cinco mil canciones registradas dan una idea de la gran productividad que alcanzó esta asociación.

Aquella generación de racionamientos y carencias tuvo a cambio una abundante ración de coplas en la naciente radiodifusión. Quintero, León y Quiroga tenían la clave del éxito, poseían "la marca de fábrica" más conocida de la música en aquel periodo y llegaban al público a través de la radio.

Tras una larga época de éxitos incesantes, se inicia un cierto aperturismo cultural y con él llegan ritmos musicales distintos, especialmente la trepidante música que triunfa en Estados Unidos. Las canciones de Quintero, León y Quiroga ya no sintonizan tan fácilmente con las nuevas generaciones.

 En la década de los sesenta,  empieza un declive que lleva a Rafael de León y sus compañeros artísticos a casi un creciente e injusto olvido. Rafael de León todavía paladea el éxito, en esta su última etapa, escribiendo letras que cantan Nino Bravo, Raphael y Rocío Dúrcal. Incluso consigue que los jóvenes compositores, como Augusto Algueró y Manuel Alejandro musicaran sus textos.Joan Manuel Serrat hacía referencia a los tres compositores  y también los citó el cantautor Joaquín Sabina en sus canciones.