domingo, 4 de junio de 2017

POEMA III


                    PERMÍTEME

 Permíteme que rompa estas cadenas
Fuertes e invisibles cual Ariadne,
Que me han atado a ti  una vida entera
En espera que tu veleidad en mi aplacase.

 Tu amor, no era amor querida mía
Lo tuyo era simple cobardía
Capricho de tenerme enredado
En tus redes de fiel enamorado.

 Las heridas del alma van cerrando
De cicatrices está lleno el corazón
A tu recuerdo  su final le llega
 Debo abrir la puerta a quien espera


                                       Toñi R.
 ©  Todos los derechos reservados.


1 comentario:

  1. A abrir las puertas a quien espera... Bello poema, Toñi.
    Un abrazo

    ResponderEliminar